Valve, Microsoft y Sony manejan todo eso, al igual que cuando compras un juego o una moneda virtual en cualquiera de esas plataformas.